Oniromancia

La interpretación de sueños fue practicada desde tiempos remotos, siendo su origen desconocido para muchos, la mayoría la atribuye a los egipcios, que desde sus inicios mostraron un gran avance en el arte de la adivinación de sueños, usando sus conocimientos de astrología, geometría, hermenéutica y matemáticas. Ciencias que les ayudaron a muchos de ellos a predecir o pronosticar lo que los faraones soñaban, con una antelación de meses y viendo lo que podía llegar a pasar.

Es conocido como un estudio psicoanalítico de la mente humana, que depende de algunos patrones cerebrales y su finalidad es la de revelar contenidos del subconsciente, a mi parecer es una interpretación algo inexacta para algunos que no conocen el significado de los sueños. Más, podríamos determinar que es muy eficaz cuando se tiene un conocimiento previo del tema, en el que a veces la ciencia no puede dar explicación y con el adecuado análisis, adoctrinamiento y concentración se logra dar una definición exacta del sueño.

A ésta práctica se la denomina oniromancia y se conservan registros de su utilización, de más de 3800 años de antigüedad, también cabe destacar que, algunos pueblos y comunidades que existen actualmente incorporaron ésta práctica a su sistema de creencias y organización social.

A principios del siglo XX, la interpretación de sueños pasa a ser una técnica clínica, usada no sólo para el psicoanálisis, si no también, por varias ramas de la psicología clínica. Dentro de la oniromancia podemos encontrar a dos grandes figuras que se encargaron del estudio de los sueños y su simbología, Sigmund Freud fue un médico asutríaco de origen judío, padre del psicoanálisis y una de las mayores figuras intelectuales del siglo XX, y por otra parte también tenemos a Jung, uno de sus sucesores.

La oniromancia como práctica antigua

Los recuerdos que se mantienen al despertar pueden ser más elaborados en los que se tienen presente personas, situaciones, elementos o en el que sólo se tienen vagas imágenes del episodio. De acuerdo a cada figura y a su relación con el entorno, será la interpretación del sueño.

Se dice que Artemidoro, fue uno de los adivinadores más grandes de la historia. En sus obras, logró interpretar cerca de cinco mil sueños.

Este cartógrafo y geógrafo de origen griego, determinó que es el simbolismo la principal clave para entender el significado de los sueños.

Artemidoro, clasificó los sueños de la forma descrita a continuación:

  • Sueños verdaderos,
  • Oráculos,
  • Visiones,
  • Fantasías,
  • Apariciones.
  • Sueños que predicen el futuro,
  • Sueños que guardan relación con el presente.

Las culturas más primitivas, consideraban que los sueños eran enviados por los Dioses para otorgar a los hombres sabiduría pero también para advertirles sobre lo que está por venir.

Cómo practicar la oniromancia

No siempre se cuenta con una persona con la suficiente capacidad de interpretar los sueños. Por este motivo, las personas pueden procurar llevar una minuta o diario con todos los detalles que recuerden al despertar.

  • Debe ser lo más detallado posible, incluyendo la fecha en que ocurrió. Sin importar lo más o menor real que parezca, debe asentarse de modo que pueda ser consultado posteriormente y obtener un análisis ya desde otra óptica.
  • Puede acudirse a un diccionario de sueños pero también puede establecerse una relación entre los símbolos, analogías, juegos de palabras, episodios recurrentes. De esta forma, al lograr interpretar un sueño, se establece un lenguaje onírico que puede replicarse a sueños que se registren a futuro.
  • También se recomienda, una vez que el sueño ha finalizado, cambiar la posición. De esta forma, el desplazamiento favorece el movimiento distinto de una onda cerebral.
  • Conversar lo vivido en el sueño, contribuye con incrementar los niveles de conciencia y aumentar la cantidad de detalles que pasan desapercibidos.

En ocasiones, existen sueños que una vez finalizados, le dejan una importante carga a la persona que lo soñó. Son aquellos que impresionan mucho y que pareciera que fueran reales.

Sin duda, que un mensaje se esconde tras ese episodio y merece ser interpretado.

Por otra parte, se producen sueños recurrentes que hablan de angustias pasadas que continúan perturbando al individuo.

Si se acude a un terapeuta para la interpretación, debe manejar suficiente información sobre la persona así como de los lugares en que se desarrolló el sueño ya que podrá manejar una correcta contextualización.

Lo más importante es no censurar nada, ya que cualquier detalle puede representar información importante para profetizar una situación que está por llegar o que debe evitarse.

Durante los sueños, también pueden develarse información que puede traducirse en bienestar y dinero. Es el caso de los números que son asociados con los elementos que se hacen presentes en los sueños y que son empleados en los juegos de lotería y azar.

Tipos de sueños

-Sueños telepáticos: en ocasiones los sueños pueden ser más reales de los que parecen, en éste tipo de sueños nos encontramos con acontecimientos que están ocurriendo en ese mismo momento, en otro lugar de la tierra o le están ocurriendo a otra persona.

-Sueños de salud: Muchas veces lo que soñamos nos advierte de nuestro estado de salud y de nuestras debilidades físicas, es importante saber analizar éste tipo de sueños para la sanación, empezando por el cuerpo espiritual para pasar al físico.

-Sueños de resolución de dificultades: nuestro subconsciente nos revela la mejor forma de resolver problemas que tenemos en la vida real y que no llegamos a descubrir estando despiertos.

-Sueños compensatorios: en ocasiones tendemos a tener deseos que en la realidad serían irrealizables, simplemente por el grado de subrealismo que proyectamos en ellos. Son como una especie de compensación y te dan la oportunidad de realizar esos deseos en otro plano astral.

-Sueños premonitorios: éste tipo de sueños son muy útiles, dado que nos avisan e informan de acontecimientos que están por llegar y que, sabiendo su significado, podemos cambiar, evitar o al menos estar preparados para lo que se avecine en un futuro.

-Pesadillas: suelen presentarse cuando nuestro subconsciente quiere mostrarnos algo que nosotros por nuestros propios medios, no podemos descubrir o averiguar, muchas veces son un aviso de un peligro que se nos puede presentar en la vida real.

 

Contáctanos vía e-mail o RRSS.